Plataformas colaborativas y entornos virtuales para impulsar la empleabilidad del futuro

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Opinion
Visualizaciones del artículo Leído  804  veces

Según Nicolas Loupy, director general de Dassault Systèmes España y Portugal, la industria debe colaborar con los educadores para salvar la distancia entre sus necesidades y lo que se enseña en las aulas.

Plataformas colaborativas y entornos virtuales para impulsar la empleabilidad del futuro

La aceleración de la transformación digital, los nuevos modelos comerciales, la globalización y el aumento de la demanda de diferentes habilidades y roles dentro de las organizaciones están cambiando el mercado laboral. Estamos ante una economía global en la que los puestos de trabajo existentes se están transformando y están surgiendo nuevas competencias. Según la OCDE, la tecnología cambiará más de un millón de trabajos para 2030 a nivel mundial. Y, concretamente en España, más del 20% de los empleos pueden acabar en manos de robots y máquinas. Aquellos países que no están preparados para afrontar los cambios que llegan, se quedarán atrás.

En este sentido, la educación del futuro va de la mano de la industria 4.0 y lo que persigue es fomentar un espacio común para apoyar las nuevas generaciones de talento. La educación tiene dos objetivos claves: preparar a los estudiantes, profesionales y alumnos para un futuro tecnológico y apoyar a los docentes para el aprendizaje en un aula futura. Hoy en día, tenemos varios desafíos por delante y resulta imprescindible aplicar una metodología del aprendizaje basada en proyectos con programas y herramientas específicas para desarrollar el talento. Es necesario apostar y apoyar el talento emprendedor, fomentar las formaciones STEM y competencias digitales y reformar la formación en colaboración con empresas tecnológicas y centros con I+D+i.

La industria debe trabajar con los educadores para reducir la brecha entre las necesidades actuales que demandan las organizaciones y lo que se enseña o imparte en las clases. Diversos estudios han mostrado una desconexión entre las habilidades necesarias para cubrir las vacantes de trabajo actuales y los planes de estudio académicos. De hecho, la pandemia ha puesto de manifiesto las necesidades de reciclaje, mejora de las habilidades y formación para ayudar a las empresas e instituciones académicas a acelerar su transformación. La adopción temprana de las últimas tecnologías digitales puede influir en las perspectivas laborales de los estudiantes. En campos como la ingeniería mecánica, por ejemplo, los estudiantes con conocimientos de tecnologías avanzadas, como las simulaciones virtuales, podrían ser muy demandados por las empresas que buscan reducir los ciclos de desarrollo de los productos.

Todas las instituciones, organizaciones y empresas deben centrarse en la inteligencia colaborativa para desarrollar nuevas competencias y habilidades clave para el renacimiento de la industria, incluyendo habilidades como el pensamiento sistémico, la colaboración a través de gemelos virtuales, la mecatrónica para robots, la fabricación aditiva y la ciencia de los materiales, y las energías renovables. Además, existen numerosos programas e iniciativas para ayudar a estudiantes y profesionales a prosperar en el lugar de trabajo, como 3DEXPERIENCE Edu de Dassault Systèmes, que abre nuevas posibilidades en la plataforma 3DEXPERIENCE para impulsar el aprendizaje permanente y conectar las instituciones académicas con la industria para fomentar la empleabilidad. Estas herramientas tienen como objetivo impulsar la inteligencia colectiva sobre los roles y habilidades emergentes clave, redefinir la forma en que el mundo académico y las empresas colaboran y pueden acelerar la adopción de nuevos métodos en la industria, y transformar la educación a través del aprendizaje experimental.

Este nuevo modelo de educación viene a ayudar a mitigar los cambios que se han producido en la sociedad en los últimos años. De hecho, para fomentar el crecimiento de la industria en la era COVID-19, los individuos deben ser capaces de adaptarse a las nuevas formas de trabajo, las empresas deben equipar a los trabajadores para desempeñar funciones que evolucionan rápidamente y encontrar trabajadores con las competencias adecuadas, y la industria debe colaborar con los educadores para salvar la distancia entre sus necesidades y lo que se enseña en las aulas.