KUKA investiga los aspectos psicosociales de la colaboración humano-robots

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Tecnología
Visualizaciones del artículo Leído  2188  veces
Tags del artículo

En el proyecto RoSylerNT, KUKA analiza cuestiones como aceptación de la tecnología, el miedo y la confianza. "Cambiamos el mundo del trabajo con nuestros productos y, por ello, tenemos que ocuparnos de los efectos que produce este cambio en las personas", comentan

KUKA investiga los aspectos psicosociales de la colaboración humano-robots

Lo explica Laura Tremosa en la página 84 de la última edición de InfoPLC++: a mayor automatización y digitalización en la industria, un mayor retorno de las empresas proveedoras de tecnología a los preceptos del humanismo, corriente que coloca a la persona en el centro.

Acabamos de conocer que KUKA está evaluando un sistema robótico para el entrenamiento neuromuscular en colaboración con el Ministerio Federal de Formación e Investigación y la Escuela Superior de Deportes de Alemania. Además de aportar la tecnología, el papel de la compañía de robótica en el proyecto es investigar los aspectos psicosociales como la aceptación de la tecnología, el miedo y la confianza. Nadine Bender, analista senior del impacto social de la robótica del Centro de Investigación de KUKA, lo explica: "Cambiamos el mundo del trabajo con nuestros productos y, por ello, tenemos que ocuparnos de los efectos que produce este cambio en las personas. Somos conscientes de esta responsabilidad social".

Aunque ya se han realizado estudios aislados sobre la interacción entre personas y robots, los aspectos psicosociales también se tienen ahora en cuenta en los experimentos de KUKA. Los hallazgos se aplicarán después a otros productos. "La cooperación con los robots es cada vez más importante, especialmente en el sector de los cuidados. No obstante, las personas y las máquinas inteligentes también están trabajando cada vez de manera más estrecha en la industria“, destaca Nadine Bender.

El proyecto de investigación durará hasta el 31 de enero de 2021, cuando se evaluarán los resultados de la semana de pruebas en Augsburgo. Los otros dos sistemas también se evaluarán al mismo nivel en Cologne en otoño. El Dr. Uwe Zimmermann, jefe del proyecto, comentó: "Ahora nos estamos centrando en la investigación psicosocial y en el desarrollo de tecnologías innovadoras que también puedan influir en otros productos. Por último, queremos desarrollar un sistema robótico que pueda aprender, que aplique la fuerza de manera activa y que, de este modo, se convierta en un ayudante interactivo para humanos".

El proyecto de investigación RoSylerNT

Como parte del proyecto de investigación RoSylerNT, se desarrollaron diferentes aparatos que sirvieran de sistemas de prueba ejecutables para investigar sus efectos en los sujetos: una prensa robótica para piernas, un entrenador automático para caminar y correr (por ejemplo, para pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular) y una ayuda de transporte robótica que asiste en la carga de objetos pesados. El último fue desarrollado por KUKA y consiste en una plataforma móvil autónoma y dos LBR iiwa.

KUKA probó el sistema en 15 sujetos en Augsburgo. Los sujetos de prueba, de edades comprendidas entre los 18 y los 49 años, respondieron a preguntas y realizaron tareas con el sistema de colaboración entre humanos y robots a diario. Por ejemplo, cargaban con una mesa, a veces con la asistencia de un humano y otras con la de un robot. "Al cargar con la mesa con ayuda del robot, estaba claro que el ser humano tiene el control y que el robot solo hace lo que tiene que hacer. Así se podrían evitar dificultades de comunicación“, dijo uno de los sujetos de prueba tras realizar una tarea con un robot. "En general, no surgieron dudas durante la comunicación. La tableta en particular dio instrucciones claras".

Esto se debe a que, además de los sensores y de una cámara de robocepción, el sistema está equipado con una tableta que permite la comunicación visual. "Los sujetos de prueba no tienen formación específica relacionada con robots. La tableta consigue que la comunicación sea más agradable y que aumente la confianza en las interacciones", explica Nadine Bender, empleada de KUKA, sobre el equipamiento técnico.

El sistema también incluye mapas del entorno para mejorar la orientación y una base de datos fotográfica. El robot saluda a la otra persona de manera individual gracias al reconocimiento facial integrado. Los tres sistemas, incluyendo la prensa de pierna y el entrenador de carrera, pueden percibir la postura, el movimiento y la carga de la persona y, con estos datos, adaptarse a ellos y a cada situación. De este modo, los robots garantizan que los usuarios y los pacientes no se sobrecarguen ni corran peligro. Una sujeto de prueba mencionó lo siguiente: "Después de una fase corta para familiarizarme, noté rápidamente cómo reacciona el robot a mí, qué hace y qué no hace. Por ejemplo, me di cuenta bastante rápido de que no solía hacer movimientos frenéticos".